Rodolfo II de Habsburgo

Descifrando La Profecía de Praga (1).

rodolfoII

 

Rodolfo II de Habsburgo nació en Viena, el 18 de julio de 1552 y habitualmente se le describe como una persona desequilibrada y extravagante, pero sus actos nos presentan a un sujeto ávido de conocimiento en todas las artes de la época, aunque con un escaso interés por las tareas de gobierno.

De niño pasó una larga temporada en España, bajo la tutela y supervisión de su tío, el rey Felipe II. Durante aquellos años alquimistas de la corte española le introdujeron en el conocimiento de su arte oculto. A los veinticuatro años se convierte, tras el fallecimiento de su padre Maximiliano II, en Emperador del Sacro Imperio Romano Germano. Trasladó la corte de Viena a Praga, y esta pasó a convertirse en el referente europeo de las artes y las ciencias.

Fomentó las ciencias experimentales en campos como las matemáticas, la botánica y la astronomía, contando con matemáticos de la talla de Tycho Brahe y Johannes Kepler y apoyó las ciencias especulativas como la astrología, la magia y la alquimia. Fundó la Academia Alquimista Praguense, donde trabajaron muchos de los más reconocidos alquimistas de la época, como Simón Bakalar Hajeck, su hijo Taddeus Hajeck, John Dee, Eduard Kelly, Bragodini, Jerónimo Alessandro Scotta y Miguel Sendivogius. Se cuenta que en la casa de Hayek, Dee llevó a cabo con éxito la transmutación de mercurio en oro puro, mérito que le supuso el nombramiento de alquimista de la Corte.

Rodolfo II acumuló una inmensa colección de manuscritos y libros raros de magia, alquimia, misticismo y otras rarezas como autómatas, relojes y máquinas de “movimiento perpetuo”, influido sin duda por su contacto con el ingeniero e inventor italiano Juanelo Turriano durante su estancia en la corte de su tío.

vertumnus2 Acogió a pintores como Arcimboldo y Bartolomeo Spanger y al escultor Adrian de Vries y llegó a acumular más de tres mil obras pictóricas y quinientas esculturas. La ingente colección incluía obras de ilustres artistas como Leonardo da Vinci, Rafael, Tiziano, el Veronés, Tintoretto, Durero, Cranach, Holbein y Brueghel entre otros. Gran parte de las obras de arte creadas o adquiridas bajo su mecenazgo, se encuentran actualmente expuestas en el museo de la Albertina, en Viena.

Centrado más en las artes y las ciencias, y en sus excentricidades, dejó de lado las tareas de gobierno, lo que supuso en un primer momento la cesión de Hungría, Austria y Moravia a su hermano Matías de Habsburgo en 1608, y a abandonar el país en 1611 cuando su primo Leopoldo ocupó con su ejército parte de Praga. Fallecería meses después, el 20 de enero de 1612.

Se dice que su corazón se introdujo en una urna de plata dorada, que se depositó a su costado izquierdo, y al derecho una jarra de plata que contenía su cerebro. Su cuerpo vestía ropajes de terciopelo marrón y un sombrero del mismo color. Fue enterrado como un alquimista.

Deja un comentario